A la sombra de los melocotoneros en flor

LA FLORACIÓN EN CIEZA

Podría comenzar este artículo imitando a Karen Blixen (salvando las distancias, claro está): “Mi abuelo tenía un huerto de melocotoneros en la orilla de “El Reguerón”…”
Es cierto. Cultivaba un bancal de cuatro tahúllas en régimen de arrendamiento; tierras que pertenecían a la XV Marquesa de Espinardo que se llamaba María Lourdes Escrivá de Romaní y Setmenat Fernández deCórdoba; propietaria de parte de la huerta de Murcia. Esas tahúllas estaban plantadas de melocotoneros.
Me sirve de excusa nostálgica. Cada mes de junio comenzaba la recogida de aquellos melocotones que olían y sabían a gloria jugosa. Recuerdo que en alguno de ellos aparecían hermosos gusanos. Agricultura ecológica, supongo. No recuerdo, sin embargo, la floración de aquellos árboles.
Llevaba varios años con el deseo de ir a ver el espectáculo de la floración que se repite cada año en Cieza pero a poco que te descuidas las semanas pasan volando y el fruto siempre cuajaba antes de ir. Y así han pasado varios años.

El pasado sábado fui a Cieza a contemplar el fenómeno de la floración de los árboles frutales. Actualmente nos sirve a los murcianos de reclamo turístico. Si  los cerezos de Japón o los del Valle del Jerte lo son; los melocotoneros ( y ciruelos) de Murcia también merecen un lugar destacado en el panorama turístico. La belleza de su colorido y el paisaje donde se encuentra es difícilmente superable.

Así que, ¡dicho y hecho! : excursión a Cieza.

El día amanece lluvioso pero no hay motivo para suspender la ruta. El cielo va a quedar precioso después de la lluvia. Afortunadamente el aguacero cae durante el trayecto en coche. Y el cielo empieza a quedar libre de nubes en cuanto deja de llover.
Cieza no sólo son melocotoneros en flor. Cieza posee un interesantísimo legado arqueológico. Una parte importante se encuentra en el Museo Medina Siyasa. Vamos a aprovechar para verlo a ver si mientras despeja; seguro que cuando salgamos del museo el sol lucirá de nuevo.
El museo se encuentra dentro del casco viejo de Cieza en la calle San Sebastian. Cuenta con unas 90.000 piezas encontradas en yacimientos  paleolíticos, íberos, romanos y medievales. Pero lo más interesante se encuentra en la planta primera del museo; la reproducción a escala real de las casas 6 y 10 reconstruidas con piezas originales encontradas en el poblado musulmán situado en el paraje denominado Cerro del Castillo. Podemos ver el zaguán, la terraza, la cocina, el patio y el balcón con las piezas encontradas en el yacimiento. Una decoración muy rica en en interior pero sobria en el exterior.

Nos ha encantado el museo; hemos disfrutado de la historia de Cieza desde el neolítico hasta el medievo.
El cielo azul ya nos invita a dar un paseo por la villa. Sus calles estrechas llenas de encanto, la Basílica de la Asunción ( s.XVIII) y el mercado municipal para tapear.

 

La nubes ya se han marchado. Es momento de buscar los paisajes y los colores de la huerta. Nos esperan los fucsias y rosas de los melocotoneros y los blancos de los ciruelos.
Las abejas han estado trabajando duro estos últimos días. La floración está muy avanzada y van cayendo las hojas, pronto aparecerá el fruto.

El día ha sido bien disfrutado y ha dado para mucho más pero eso será otro artículo. Te recomiendo que hagas esta ruta, y  no te vayas de Cieza sin probar la horchata de avellanas. ¡Deliciosa!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s