Manhattan desde Dumbo

Greenwood, un cementerio con historia en Brooklyn

Brooklyn debería ser visita obligada para todo aquel que decida ir a Nueva York. Obligada o altamente recomendada. Sus innumerables atractivos turísticos justifican que disfrutes de, al menos, tres o cuatro días en el barrio. En un día es imposible.
 
Brooklyn ha sido el barrio más poblado de Nueva York  desde 1920; actualmente posee una población de más de 2,500 millones de personas (datos de 2013). El nombre de Brooklyn deriva de un pueblo holandés llamado Breukelen.  

Su famoso puente se construyó en 1883, todo un icono de la ciudad que tantas veces hemos visto en películas. Algunos de sus atractivos sonBrooklyn HeightsDumbo (Down Under the Manhattan Bridge Overpass), Williamsburg, Park Slope, Brooklyn Botanic Garden, Prospect Park, Brooklyn Museum of Arts,  la famosa playa de Coney Island y el cementerio Green Wood. Yo he descubierto éste último en mi reciente visita a New York. 
Manhattan bridge
Manhattan desde Brooklyn Bridge Park
Green Wood cemetery está fuera de los circuitos turísticos de los europeos; no así de los norteamericanos. Desde 2006 es “National Historic Landmark” designado por el ministerio del interior de los Estados Unidos
 
Fundado en 1838, este cementerio está ubicado en una colina desde la que se divisa una parte del skyline de Nueva York. Su importancia histórica radica en que fue allí donde tuvo lugar la Batalla de Brooklyn el 27 agosto de 1776. La batalla se perdió pero en la Navidad de ese año las trece colonias ya habían derrotado a los británicos. Recibieron ayuda española y francesa (algunas calles y plazas con el nombre del general Lafayette dan fe de ello). 

“La Declaración de Independencia se firmó con tinta en Filadelfia y con sangre en Brooklyn.” Cada año se organizan actos conmemorativos en recuerdo de los 400 hombres que murieron en la batalla y se lee la Declaración de Independencia al estilo del siglo XVIII.
Monumento conmemorativo de la Batalla de Brooklyn





Encontré el lugar buscando datos para el viaje a Nueva York. En un video, el actor John Turturro contaba las excelencias de este cementerio. Me fascinó desde el primer momento. Es espectacular; tanto como sus dimensiones: 476 acres, más de 1.900.000 metros cuadrados. Un cochecito eléctrico hubiéramos necesitado para verlo en su totalidad. Es inmenso. 
 
Desde sus inicios se ganó una buena reputación como un bello lugar donde ser enterrado. Tanto es así que por el lejano año de 1860 llegó a recibir unas 500.000 visitas. Un precioso lugar lleno de árboles, colinas, valles, lagos, esculturas bellísimas y unas vistas de Nueva York fantásticas.  
 
Llegamos a Green Wood después de un buen rato por Dumbo y Brooklyn Heights; después de quedarnos atónitas con las vistas de los dos puentes y del skyline de Manhattan
Brooklyn Heights



 
Después de comer por Brooklyn Heights pregunté si se podía ir en tren al cementerio. Más que nada por asegurar, queda bastante lejos. La persona que atendía la estación del metro no tenía ni idea del cementerio pero una adolescente al oírme preguntar se dirigió a mí para indicarme amablemente qué tren debía tomar y dónde bajar: el R a la 5th Av. Fue sorprendente pero esa ha sido la tónica del viaje, personas extremadamente amables por todos lados. 
 
Al salir del metro topas con otro Brooklyn; una zona hispana totalmente diferente a lo visto, una américa más profunda, exenta de turismo. Al salir de la estación 36th se ve una parte del cementerio pero no es ahí. Hay una larga caminata hasta la calle 25 en que aparece la entrada del cementerio. Es espectacular. 
 


 
 





A la entrada nos recibió el guarda. Amablemente respondió a nuestras preguntas y nos facilito un mapa del lugar.
Íbamos buscando las sombras que dan los árboles del cementerio, hacía bastante calor. Nos sentamos un rato al fresco de los árboles mientras la brisa nos ayudaba a recuperarnos de las más de ocho calles que habíamos caminado bajo el sol. Entre tanto : “Voy a mirar dónde está la tumba Leonard Bernstein”
Entre las casi seiscientas mil personas enterradas en Green Wood se encuentran personalidades de la talla de Leonard Bernstein, el inventor Samuel Morse, Henry Steinway el padre del piano, el artista Jean-Michel Basquiat, generales de la guerra civil, la bailarina irlandesa Lola Montez, políticos y una larga lista de personalidades locales.
Si tienes curiosidad visita la pagina oficial : Green Wood site  Te va a sorprender.
Fue imposible visitarlo por completo pero no importa. A Green Wood voy a volver. Le haré otra visita cuando me mude a vivir a Brooklyn. 

3 comentarios en “Greenwood, un cementerio con historia en Brooklyn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s