Empire State desde Bryan park

Parada en Bryant Park

No me veo yo sacando un táper en la Glorieta, en el Malecón o en el jardín de Floridablanca. Y no porque no tenga su encanto. Ni mucho menos. No hay costumbre. Y están a 15-25 minutos de casa. Otra cosa es llegar a Bryant Park y sacar de la bolsa de papel que llevas como cualquier neoyorquino desde un deli  de la Séptima Avenida, las cajas de plástico que tan primorosamente hemos rellenado con lo que nos apetecía comer.  Eso es otra cosa.

En Nueva York se empeñan en satisfacer a los ciudadanos para que en lugares tan poblados de cemento como este, el disfrute de la naturaleza y espacios al aire libre sea algo al alcance de todos; por toda la ciudad se extienden numerosos parques. Y se cuidan con primor. Cuál más bonito e interesante. Desde el descomunal Central Park, el recientemente construido (por iniciativa popular) High Line hasta el maravilloso Brooklyn Bridge Park se puede disfrutar por toda la ciudad de innumerables rincones verdes con mucho encanto.

Bryan park

De todos ellos el que más me gusta es Bryant Park. Seguramente porque fue el primero que disfruté en Nueva York hace años. Era ya de noche y la atmósfera que se respiraba en esa primera cerveza que tomé en la terraza del Bryant Park grill quedó para siempre en mi memoria. En el último viaje he podido ver como neoyorquinos y turistas disfrutan del parque.

Las tierras donde el Bryant Park está ubicado fueron declaradas públicas nada menos que en 1686. Por el parque pasaron las tropas del General George Washington cuando fueron derrotadas por los británicos en la Batalla de Long Island en Green Wood (ver Batalla de Brooklyn). Más tarde se construyó un embalse de abastecimiento de agua con un paseo por lo alto de los muros desde el que, dicen, se podía ver el crecimiento de la ciudad. El embalse fue derribado en 1900. Convivió durante unos años con un Palacio de Cristal al estilo del que se había construido en Londres en la Exposición Universal de 1851. El Crystal Palace neoyorquino fue destruido por un incendio en 1858.

En 1884 el parque pasó de llamarse «Reservoir Square» a Bryant Park en honor al poeta romántico, abolicionista y defensor de los derechos humanos William Cullen Bryant que había fallecido recientementeAl lado del parque se estaba construyendo la Public Library. Tras varios años cerrado por la construcción del metro volvió al público con un nuevo diseño de jardín en septiembre de 1934.

El deterioro llegó por 1979. El lugar estaba casi perdido como parque público dadas las elevadas tasas de criminalidad de la ciudad en la década del los 70 y 80. De la mano de los hermanos Rockefeller se creó la Bryant Park Restoration Corporation y crearon un plan para darle la vuelta al parque. En 1992 se reabrió con el diseño que conocemos actualmente.

Ahora los vecinos y los que somos turistas disfrutamos de todas la actividades que se organizan en el parque, que son muchas. Hay para todas las edades y todos los gustos; en días de sol suelen acudir a esta zona verde de Manhattan hasta 4.000 personas de media. ¡Casi nada! 

Pues en el verde del parque y rodeados de rascacielos tiene lugar una gran cantidad de actividades tanto en verano como en invierno.

Lo primero que puedes hacer al llegar es echar  un vistazo e identificar las torres que te rodean.  Edificios como el Empire State y el Chysler Building, la Salmon Tower y la Public Library, entre otros muchos, se ven desde el Bryant Park.

Gente paseando, comiendo, jugando al ping pong, a la petanca, al backgammon, al ajedrez o al golf en un campo con cinco hoyos. Gente leyendo, niños divirtiéndose en The Carrusel (un tiovivo de estilo antiguo), gente haciendo yoga o echándose la siesta. Gente trabajando o navegando por el wifi gratuito del parque (Hay también enchufes para cargar dispositivos). O gente como yo observando cualquier detalle de lo que ocurre por los 390.000 metros cuadrados del parque. 

En verano la atracción es una pantalla de cine gigante. En invierno es la pista de patinaje sobre hielo lo que cubre el césped que es tan largo como un campo de fútbol. 

Edificio Chrysler

 

Empire State desde Bryan park

 

Paseos en Bryan Park

 

Yoga en Bryan park

 

tio vivo en Bryan park

 

Biblioteca de niños en Bryan Park

 

Leyendo en Bryan park

 

Bryan park

Vamos a dar cuenta de los táperes que hemos traído, qué menudo dispendio de cajas y bolsas (¡cuántos residuos!). Si llegas sin nada que comer no te preocupes tienes varios quioscos de comida, refrescos y cafés o una terraza muy coqueta en el Bryant Park grill ideal para cenar.

Ahora si me disculpas, seguimos disfrutando de la parada en el parque. Cheers!

Bryan Park

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s